Izquierda Cristiana de Magallanes
  Historia Resumida
 

Historia resumida de la Izquierda Cristiana

La Izquierda Cristiana de Chile nació en octubre de 1971 para “contribuir a la construcción del socialismo en Chile mediante el aporte de fuerzas de inspiración cristiana o humanista que amplíen la base de apoyo de este proceso”, como señalaban los Fundamentos Ideológicos que fueron aprobados en su Asamblea Constituyente.

Eran los tiempos del Gobierno de la Unidad Popular y del Presidente Salvador Allende. Tiempos determinados por las esperanzas de construir la patria socialista, como “oportunidad histórica y material” para concretar la “profecía de igualdad y fraternidad entre los seres humanos” del mensaje cristiano.

El golpe de Estado ejecutado por las Fuerzas Armadas, expresión de los intereses de la burguesía y el imperialismo, abortó por la violencia ese proceso creativo y heroico. Vinieron los tiempos de la persecución y el terrorismo de Estado. Para la izquierda chilena, comenzaron los tiempos de la clandestinidad y la resistencia.

En estas condiciones, la Izquierda Cristiana desarrolló su Primer Congreso Nacional, convocado en 1977 y terminado al año siguiente, el que cual bautizado con el nombre de Arturo Riveros en homenaje a nuestro hermano y compañero que fue Gobernador de Constitución por resolución de la Asamblea Popular, detenido el 14 de septiembre de 1973 tras intentar organizar la resistencia al golpe y que hasta hoy permanece desaparecido. Este evento reafirmó el compromiso socialista de la Izquierda Cristiana.

Más tarde, vinieron los tiempos de la rearticulación del tejido social y político, de la irrupción de la protesta y la rebeldía creciente y generalizada desde mayo de 1983, cuando el pueblo logró posicionar en el espacio de la nación el horizonte de la democratización profunda de la sociedad chilena. Fueron los tiempos, también, de la reconstrucción de la IC y de su protagonismo en el desafío a la dictadura.

Luego, se impuso una salida pactada e intrasistema a la dictadura. Pinochet debió abandonar La Moneda sobre la base de la continuidad del modelo político–institucional y económico–social que fue impuesto por el proyecto refundacional de la tiranía. Vinieron entonces los tiempos de la democracia restringida y sustentada en dispositivos de exclusión, para garantizar la reproducción del sistema. La Izquierda Cristiana, en este escenario, no fue ajena a la crisis que experimentaron la totalidad de las fuerzas que persistían en la crítica al proyecto neoliberal.

La Izquierda Cristiana derrotó los intentos de imponer su extinción y se mantuvo en la búsqueda de caminos para reinstalar la esperanza socialista como alternativa nacional de poder. Este fue el sentido de su participación en diversas iniciativas políticas y sociales en los 90 hasta culminar en la fundación del Poder Democrático y Social (Podemos) en el 2003, como nuevo espacio para la convergencia de los demócratas y los revolucionarios, un salto adelante en el reagrupamiento de los que luchan.

En este contexto, la Izquierda Cristiana dio el paso histórico de convocar al Segundo Congreso Nacional el 23 de junio de 2006, para abrir un profundo debate de carácter ideológico, político y programático. Habían transcurrido 28 años desde el primer evento de esta naturaleza, por lo que este proceso representaba un desafío necesario, en virtud de asumir desde una perspectiva crítica los acontecimientos de los últimos años, tanto a nivel mundial, latinoamericano y nacional, como a nivel partidario.

 
  Nos han visto 71046 visitantes (170888 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=