Izquierda Cristiana de Magallanes
  Un saludo fraternal...
 

Por Valentina Amigo

“Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológica”
 
Esta es una memorable cita que mencionó el compañero presidente Salvador Allende en su discurso en la Universidad de Guadalajara en México.
 
Y es que ser joven significa ser apasionado. Significa soñar y creer en el romanticismo de la vida, teniendo la valentía, fuerza, esperanza y coraje para luchar por aquello que lo motiva. Es revolucionario por naturaleza. Pero no es un revolucionario sin causa. Tiene una conciencia sobre el mundo que lo rodea. Observa a su familia, sus amigos, sus compañeros, sus vecinos y semejantes. Se cuestiona todo, lo que genera un deseo de búsqueda de sí mismo y comprensión del mundo que lo invitan a la búsqueda de ideales. Porque mira a su pueblo y ve el dolor, la pobreza, el engaño, la corrupción y tantos males que lo atacan. No se queda de brazos cruzados, sino que su espíritu lo motiva a luchar, participar e ir en la ayuda de su pueblo. Asume una responsabilidad con la que debe ser consecuente. Así irá acompañando a su pueblo, el pueblo de todos, en una revolución que no es suya, sino compartida junto con aquellos que se van sumando en su camino, esos que confían y creen en la esperanza de un mundo mejor, fraterno, solidario y justo. 
 
  Nos han visto 70349 visitantes (169113 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=