Izquierda Cristiana de Magallanes
  Historia de una nostalgia que se abre camino
 


por Cristián Muñoz


Son las 17.20 hrs., afuera hace un frío intenso y me recuerda que estoy en Punta Arenas; frente a mí tengo un café express que me ayuda a esperar al compañero Vivar para la entrevista. En mi espera reflexiono sobre aquella nostalgia que mueve a encontrarme con personas que un día construyeron la historia de la Izquierda Cristiana, en este rincón de mi país llamado Chile...  Sin duda que después de mi entrevista; quizás porque el compañero Vivar es profesor de historia, me ayudó a entender que la respuesta está en que estos personajes forman parte de un proceso que para el discurso oficial no tiene mayor trascendencia, de modo que los medios de comunicación, en poder de las grandes cadenas televisivas, radiales y de prensa, no consideren importante informar sobre los avances de una IC que comienza a dar importantes pasos. Pero es justamente desde esa condición de exclusión, en la que avanzaremos hacia la verdadera reconstrucción de una sociedad más transparente con ética, solidaridad y esperanza.

José Vivar Vivar, es de esos compañeros que a uno lo convencen porque refleja una convicción que he ido atesorando en el tiempo que voy conociendo la historia de la IC; y que yo definiría en la palabra: “transparencia”, pues ¿de qué otra forma se puede entender que gente joven, sin más que sus ideales, luchara en pleno periodo de dictadura, para recuperar la democracia y hacer posible el sueño de construir una sociedad más justa?...

En el transcurso de la conversación fueron surgiendo preguntas obviamente sobre el pasado de la IC en esta región, desde la experiencia del compañero José. Se me explicó que la participación en el partido debía hacer un reconocimiento a la persona del compañero Juan Carlos Paredes, profesor y dirigente en la comuna de Puerto Natales, en razón de su lucidez intelectual y compromiso dirigencial y partidario. Hoy saluda con afecto la reestructuración de un comunal en esa querida localidad y cree que le debe un tributo al compañero Juan. 

En el transcurrir del dialogo, me doy cuenta que aquel tiempo evocado de la historia de la IC local, era una época muy apreciada en la vida de José, pues habla de varias amistades que compartían un mismo ideal, el cual debía forjarse con mucho esfuerzo y sacrificio personal y familiar. José Vivar Vivar, comenzó a recordar muchos nombres: el Guatón Alejandro, Zamba, José Palma, Cecilia Uribe, las Compañeras Luz, Silvia Oyarzo, Ernesto Loaiza, el compañero Héctor y una larga lista que habla de una organización pujante y numerosa.  Los recordaba a todos como personas comprometidas que ponían de su bolsillo recursos económicos y donaban tiempo sin esperar nada a cambio.  Recordaba también aquellas reuniones clandestinas organizadas en una habitación de la zapatería FAC de Cocho Cárcamo; como también de la forma en que el compañero Mario Varillas representaba con tanta prestancia a una izquierda cristiana que sin tener una estructura, ni los recursos que sí poseían otros partidos, lograba la admiración por su eficacia y compromiso, como ocurrió durante la construcción del PAIS.  Igualmente recordó los esfuerzos ejercidos durante el periodo de la década en que se apoyó la candidatura de Osvaldo (pollo) Barría y el interesante logro de votos que éste compañero alcanzó; lo que habla de la capacidad organizativa de un puñado de personas, éxito que sólo se comprende en la capacidad de compromiso de los compañeros.

Entre sus tesoros el compañero José Vivar me obsequió un pequeño libro editado en 1997 por la editorial INDESCU Ltda., por el regional Concepción de la izquierda cristiana y que lleva por título: <Homenaje al “Che”>

Término este artículo sobre mi conversación con el compañero José Vivar, invitando a considerar dicha experiencia para que nos reanime a la recuperación de una izquierda cristiana que hoy ha logrado su legalidad y redescubrir una izquierda ciudadana con un pasado que habla de la honestidad de un pueblo que no sabe de mezquindades.  Así como el compañero Vivar dejó su vida en el trabajo partidario, tanto como dirigente comunal y también en su dirigencia universitaria, hoy creemos que podemos retomar la senda, con ellos, para la reconstrucción histórica de una nostalgia que se abre caminos.  
 


 

 
  Nos han visto 70349 visitantes (169112 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=