Izquierda Cristiana de Magallanes
  Adios a un compañero
 

HA FALLECIDO NUESTRO COMPAÑERO RAUL REYES

Ha partido de este mundo Raúl Reyes Suzarte, uno de los imprescindibles, fundador de la Izquierda Cristiana, organizador de la resistencia desde la mañana misma del golpe de Estado, ex preso político, uno de los que luchan toda la vida.

Raúl Reyes falleció el martes 4 de noviembre a las 06:00 horas en el sexto piso del Hospital de la Posta Central de Santiago, en donde permanecía internado. Tenía 69 años.

Hace unas semanas, casi inmediatamente después el incendio que destruyó la sede de la IC, Raúl experimentó un deterioro general de su estado de salud, que provocó que fuera internado por primera vez.

Poco después que se le otorgó el alta, sufrió un accidente vascular cerebral, que obligó a internarlo nuevamente, con pérdida de la conciencia y hemiplejia lateral. En los últimos días, mostraba breves momentos de interacción leve con los visitantes, como abrir los ojos o apretar la mano izquierda, único movimiento visible que realizaba.

Raúl Reyes fue uno de los fundadores de la Izquierda Cristiana de Chile. De hecho, fue uno de los escasos militantes del PDC que, una noche de julio de 1971, acompañaba a Bosco Parra cuando anunció su decisión de abandonar esta colectividad por su evidente proceso de derechización.

Le decían "Vasco", por los orígenes de su familia. Quizás también por lo terco, leal y vehemente.

Con particular entusiasmo, Raúl se incorporó a las tareas de construcción partidaria en Santiago y en todo el país. En 1973, viajó a Cuba, país de cuya Revolución siempre fue un eterno admirador. Se comenzó a preparar para organizar la resistencia al inminente golpe de Estado. Así, en la mañana del 11 de septiembre fue uno de los que partió a la industria Fensa, en el Cordón Cerrillos.

Desde ese momento, permaneció en el país, impulsando la reconstrucción partidaria y el desarrollo de la resistencia, en condiciones de clandestinidad. No hubo un solo día en que dejara de trabajar infatigablemente en esa tarea.

En 1981, la dictadura impulsa una violenta embestida contra la Izquierda Cristiana, que culmina con la captura por la CNI de parte importante de su Comisión Política y Comité Central. Raúl fue uno de los detenidos y fue sometido a brutales torturas en el cuartel de Borgoño. Pero permaneció en silencio.

Fue sometido a proceso por la Justicia Militar y recluido en prisión hasta 1987.

Una vez que recuperó la libertad, se incorporó de inmediato a las labores partidarias, al movimiento de derechos humanos y a la movilización en las calles contra la dictadura. Del mismo modo, asumió responsabilidades en el Comité Central de la IC.

A comienzos de la transición pactada, fue uno de los que optó por persistir en el camino de los sueños. Permaneció en la Izquierda Cristiana, mientras que participaba con todas sus energías en la Asamblea Nacional de los Derechos Humanos y en la Agrupación de ex Presos Políticos, en todas las luchas contra la impunidad, en particular enarbolando las demandas de las víctimas de la prisión política y la tortura.

Mientras tanto, se ganaba la vida vendiendo libros y las secuelas de los tormentos se hacían sentir sobre su cuerpo.

Hasta el final su vida estuvo marcada por el compromiso. Lo vimos la víspera del 26 de junio, celebrando la inscripción legal de la IC. A inicios de julio, participó en la Tercera Reunión de la Dirección Nacional del Partido. Y la noche del incendio que destruyó por completo nuestra sede de calle Compañía, Raúl era uno de los que asistía a la reunión del Comunal Santiago Centro, en que participaba.

No hay duda que fue un maestro y un ejemplo de testimonio, que fue uno de aquellos imprescindibles que renuevan cada día nuestra confianza en la humanidad y en el sueño de la patria socialista.

No hay duda de que permanecerá, para siempre, en nuestra memoria colectiva. 


 
  Nos han visto 71046 visitantes (170859 clics a subpáginas)  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=